Distintas Opiniones

CIEC: Cálculo de honorarios por cómputo y presupuesto. Análisis e inconvenientes.

Redactado por: Ing. Gustavo Andrés Lizio.

calculo-de-honorarios-ciecAntes de comenzar este artículo es necesario aclarar algunas cosas. Los honorarios referenciales, para aquel profesional que no lo sabe, son los valores de honorarios que se determinan a los efectos de saber el resultado final de los aranceles de registro que se deberán depositar tanto en el CIEC como en la Caja Ley 8470 como en la Provincia. De forma más clara, los costos de registro son porcentajes que se determinan sobre el mayor valor de honorarios que puede ser en algunos casos, el referencial o el pactado entre el profesional y el comitente.

Después de la breve explicación de recién surge la primera pregunta: ¿Es justo que los aportes se calculen sobre el mayor valor de honorarios?

En esta respuesta seguro hay muchas bibliotecas pero mi opinión es que si el mayor valor de honorarios es el referencial, tiene que ser éste la base para el cálculo de los aportes, ya que de esta manera se establece una base mínima que tiende a defender y equilibrar el valor de los honorarios entre profesionales. Pero si el mayor valor de honorarios es el pactado entre el profesional con el comitente, no me parece justo que el profesional, al haber conseguido un mejor pago por su labor, tenga como contra mayores gastos de registro. Creo que si un profesional, por su esfuerzo y calidad de trabajo, logra cobrar honorarios más elevados que los establecidos como referenciales, se merece tener esa recompensa.

Ahora bien, todo lo expresado en el párrafo anterior es válido y/o aplicable siempre que el monto de los honorarios referenciales, que establece el CIEC para las distintas tareas, represente el valor exacto que el profesional debe cobrar por ese trabajo. Si esto no es así, comienzan a aparecer problemas como por ejemplo:

  • Si los valores referenciales para una determinada tarea se encuentran muy por encima del valor que el profesional se merece para realizar la misma, se produce una distorsión debido a que el profesional, para evitar no perder la tarea, deba fijar un valor de honorarios muy por debajo del referencial y en consecuencia, termina aportando montos proporcionalmente muy elevados respecto de los honorarios realmente percibidos.
  • Si los valores referenciales para una determinada tareas se encuentran muy por debajo del valor que el profesional se merece para realizar la misma, se produce otra distorsión que tiene que ver con que el profesional termina aportando valores que nada reflejan lo que realmente se cobró. Aquí muchos me van a decir que este último razonamiento no es del todo correcto porque siempre se debe aportar por el mayor valor, pero en definitiva el profesional puede arreglar con el cliente un monto X y luego, a la hora del registro, utilizar el valor referencial.

Evidentemente y como conclusión de este primer análisis debo decir que es fundamental, para evitar cualquier tipo de distorsión, que el valor de los honorarios referenciales sea lo más exacto y justo posible respecto a los honorarios que el profesional se merece para esa determinada tarea.

Siguiendo con el análisis de los diferentes métodos de cálculo de honorarios referenciales, encontramos que muchos de ellos tienen formulas y/o tablas específicas que han sido determinadas para actividades concretas, como por ejemplo los Informes Termográficos, y otros que abarcan a las obras de instalación que se determinan en base al cómputo y presupuesto final de los materiales.

Las fórmulas que han sido establecidas para actividades específicas no admiten mucho análisis ya que las mismas fueron realizadas con bastante criterio.

Lo que vamos a analizar aquí son los cálculos de honorarios de aquellas obras que poseen cómputo y presupuesto de materiales.

La primera pregunta que nos surge respecto a los honorarios referenciales que se calculan del cómputo y presupuesto final es: ¿Es siempre representativo el costo final de todos los equipos y materiales de una obra a la hora de calcular los honorarios?

Después de haber recorrido varios tipos de obras y de haber analizado en profundidad todos los métodos de cálculo de honorarios que tiene el CIEC y otros colegios profesionales, he llegado a la conclusión que no siempre el costo total de todos los equipos y materiales de una obra son proporcionales a los honorarios que un profesional debe cobrar para realizar la misma.

A continuación sito dos ejemplos que me tocan de cerca:

  • Plantel Interior Telefónico: En este tipo de obras, como el componente de equipos y/o materiales que constituyen las mismas suman montos bajos, el resultado de los honorarios referenciales son en la mayoría de los casos muy pequeños no representando los desarrollos y/o labores que el profesional debe efectuar para la realización de las mismas.
  • BMS (Building Management System): En este tipo de obras, la mayoría de los equipos y/o materiales son importados y la suma total de todos ellos dan valores muy grandes, esto trae como derivación que el resultado de los honorarios referenciales son excesivamente elevados y en consecuencia tampoco reflejan la labor que el profesional debe efectuar.

Además de los inconvenientes antes mencionados, que traen los cálculos de honorarios por cómputo y presupuesto total de materiales y equipos, debemos mencionar los siguientes problemas también asociados a los mismos:

  • A la hora de presupuestar: El hecho de que para establecer el valor de honorarios referenciales debamos saber la totalidad de elementos y equipos con que cuenta una obra, torna al método muy poco práctico a la hora de presupuestar. En definitiva si un profesional quisiera pasar el precio justo para un presupuesto, debe perder un buen tiempo realizando un cuasi anteproyecto para determinar, con cierto grado de precisión, la cantidad de equipos y materiales que estarán involucrados en esa obra.
  • A la hora de controlar: Es en este punto en donde, a mi modo de entender, más fracasa el método del cómputo y presupuesto ya que, para un correcto control, los Visador del CIEC deben:
  1. Verificar que todos los materiales involucrados en el proyecto se encuentren computados.
  2. Verificar que las cantidades de los diferentes materiales reflejen con exactitud la magnitud de lo proyectado.
  3. Verificar que los valores unitarios de cada uno de los elementos computados se encuentren actualizados a los valores del momento.
  4. Verificar que la multiplicación de la cantidad de cada uno de los elementos por su valor unitario sea correcta.
  5. Verificar que la suma total de todos los parciales sea correcta.

Como podrán darse una idea, la tarea anterior es impracticable, ya que si se efectuara de manera sistemática cada uno de los pasos anteriores, cada Visador estaría una semana para poder controlar cada uno de los proyectos.

Del análisis anterior se observa, que toda la exactitud que puede tener el método del cómputo y presupuesto, termina en la práctica, siendo incontrolable.

En resumen, lo que quise expresar con este artículo, y es algo que vengo repitiendo hace mucho tiempo en el CIEC, es que los métodos de cálculo de los honorarios referenciales deben ser reestudiados en busca de mejorar los mismos y hacerlos más prácticos tanto para el profesional como para los Visadores.

A modo de propuesta, y no estoy diciendo que esta sea la solución pero podría ser un camino, es establecer los honorarios referenciales en base a parámetros representativos de las obras a saber:

Obras de Plantel Interior Telefónico: Establecer un valor por boca de telefonía y luego de obtener el mismo referenciarlo al valor de un elemento que represente en gran medida a dichas obras como puede ser el cable. Por ejemplo, si se establece que el valor de una boca de telefonía es de $1000 y se sabe que el precio del cable de telefonía por metro sale $10, entonces decimos que la obra de telefonía se calcula por boca cuyo valor de boca es 100 veces el valor del metro de cable.

Obras de Instalaciones Eléctrica de Baja Tensión en Inmuebles: Establecer un valor por metro cuadrado y luego referenciar dicho valor a un elemento representativo como puede ser también el metro de cable. El hecho de referenciar el valor del metro cuadro al valor de un elemento de la instalación, es para que cada cierto tiempo el CIEC actualice el valor del metro cuadrado en base al valor de dicho elemento representativo.

Obras de Automatización: En este tipo de obras se puede fijar un monto por punto de control.

Insisto no sé si estas soluciones sean las apropiadas, pero podrían ser un punto de partida.

No estoy de acuerdo con los parches que se vienen efectuando para subsanar los errores que en este artículo he mencionado ya que considero que los mismos no atacan el problema de raíz y en definitiva generan más problemas que soluciones. Un caso puntual de este tipo de soluciones «parches» es la Resolución de Junta de Gobierno Nº 16.15/13. En esta resolución, después de varios artilugios matemáticos, se llega a que los honorarios referenciales para el Relevamiento y el Informe Técnico de las instalaciones eléctricas de un edificio tipo, de más de 10 años de antigüedad, son de cuatro días de trabajo en terreno, es decir $3200.

Espero que este artículo sirva para abrir el debate sobre este tema tan importante para los profesionales.

6 comments for “CIEC: Cálculo de honorarios por cómputo y presupuesto. Análisis e inconvenientes.

  1. DALLEGRE HUGO CESAR
    17 junio, 2014 at 12:21

    Me parece muy atinado el artículo redactado por el Ing. Gustavo Ligio y yo adhiero a la posibilidad de que el CIEC establezca y publique parámetros sencillos para determinar el costo de las obras (por superficie de edificación, longitudes de líneas eléctricas, potencia de subestaciones, potencias de climatización, etc.) de forma tal que los que deben controlar los presupuestos se les simplifique la tarea y haya menos posibilidades de discusiones en cuanto a lo que cuesta una obra y de alguna manera estando establecidos y publicados la manera de determinar los montos de obra es más difícil que los Comitentes puedan forzar hacia abajo el costo de obras y honorarios.
    Hay muchas tipologías de obras que pueden salirse de lo común pero de todos modos habría que pensar que eso sería la excepción y no la regla por lo que esta circunstancia no nos debería desanimar en este objetivo pues lo importante es simplificar el esfuerzo del CIEC en el control del mayor porcentaje de las obras y dedicar una mayor atención a obras más atípicas que una vez presupuestadas, se le puede establecer parámetros para definir de manera sencilla el costo de estas cuando en el futuro haya algún caso similar.
    Es importante considerar la forma práctica de estandarizar los presupuesto de una manera sencilla y que estén publicados por el CIEC en la WEB para que tantos profesionales como Comitentes tengan acceso a esta información.
    Hay que tener claro que lo perfecto es enemigo de lo posible y que lo importante para todos es simplificar los procedimientos.

    • Gustavo Lizio
      17 junio, 2014 at 12:31

      Veo que todavía queda gente con criterio. Muy buen comentario.

  2. Angel Ferreyra
    18 junio, 2014 at 02:26

    Este tema fue planteado hace aproximadamente 60 días y se comentó a los integrantes de las Comisiones (incluyéndolo a Usted) y a aquellos profesionales que regularmente registran obras y que no participan de las reuniones de la especialidad y que expresaron su inquietud, para que en el seno de las mismas se trabaje al respecto.
    Es oportuno recordar que el ámbito de tratamiento de propuestas son las Comisiones de las respectivas especialidades y en las cuáles pueden participar todos los Ingenieros interesados en mejorar y defender el ejercicio profesional, constituyéndose en la forma legal más efectiva de participación de los Ingenieros matriculados en el CIEC.
    Es importante informar a aquellos que puedan desconocer el funcionamiento del CIEC, que en las comisiones se deben tratar los diferentes temas puestos en consideración, ya sea en forma directa por quienes asisten a las reuniones o indirectamente por notas ingresadas a tal efecto, que luego de ser tratados surgen proyectos de Resolución, que serán puestos por su Delegado en consideración de la Junta de Gobierno, que una vez que sean aprobados por ésta, se procede a dictar las respectivas Resoluciones que regularán las diferentes actividades involucradas.

    • Gustavo Lizio
      18 junio, 2014 at 13:58

      Ángel Ferreyra: Debo decirle que sus palabras son teóricamente correctas pero en la práctica rara vez se cumple lo que usted ha expresado. Tengo muchos años participando de varias comisiones y conozco exactamente el funcionamiento de las mismas. Los profesionales asisten, se plantean problemas, se proponen soluciones y después de muchas charlas no se llega a nada concreto; finalmente los profesionales dejan de asistir ya que la realidad marca que no son escuchados. Cuando la Junta de Gobierno quiere, y sin mucha difusión, emite resoluciones que modifican la forma de cálculo de los honorarios como por ejemplo la Res 12.14/12 y la Res 16.15/13. Luego los Ingenieros terminan enterándose de los cambios cuando tienen que registrar una obra. Por si no lo sabe fui Coordinador de la Comisión de Domótica y este año, de una manera poco seria, fui desplazado del cargo. Luego de esto no sé si la Comisión está funcionando ya que no me llega ninguna invitación. En la Comisión de Instalaciones Eléctricas pasa algo parecido, desde el año pasado que no recibo noticias de la misma. A la Comisión de Comunicaciones deje de asistir porque uno de los miembros expresó que mi presencia era no grata y me dijo que era mejor si podía evitar concurrir. Usted habla de 60 día y yo le digo que este tema de los honorarios lo vengo planteando hace varios años e incluso detecte errores más graves aún que los comunicaré en próximos artículos. Ángel, seamos sinceros y digamos las cosas como son, las comisiones terminan siendo un lugar para que los profesionales hagan catarsis, ya que la Junta Ejecutiva rara vez se detiene a escuchar y llevar adelante soluciones a los problemas que allí se plantean.

      Yo estoy dispuesto a trabajar en cualquier Comisión y convocar a los Ingenieros a que asistan a las mismas, pero tiene que haber un compromiso firmado por Junta de Gobierno para que lo que se resuelva en dichas comisiones sea finalmente ejecutado. De lo contrario las comisiones carecen de sentido y los profesionales terminan perdiendo tiempo.

  3. Ing. Guillermo Scholtis
    23 junio, 2014 at 15:02

    Estimado Ing. Lizio:
    El presupuesto de una obra cualquiera tiene como función fundamental: dar a conocer al Comitente cual es la REAL inversión monetaria para su emprendimiento. Toda otra consideración sobre el mismo puede ser resumida de la siguiente manera:
    1) Honorarios Referenciales. Por Resolución del CIEC N°79.03/91 se calcula un presupuesto de obra con el cual se determinan los aportes correspondientes y cuya única variable es la proporción entre el COSTO DE LOS EQUIPOS y COSTO DE LA INSTALACIÓN y sobre lo que puede trabajarse para transparentar esta cuestión.
    2) La relación entre lo descrito en el punto 1 y el monto de honorarios que acuerde el profesional con el comitente no existe. Por otro lado, dado que estos están desregulados, el profesional puede actuar consecuentemente.
    Lo fundamental aquí no es el CIEC sino el COMITENTE, quien debe conocer en todo momento cual es la REAL inversión económica para su emprendimiento y los profesionales se deben a esto.
    Para el CIEC y para el calculo de los honorarios referenciales, basta y sobra con lo detallado en el punto 1). La determinación de parámetros sencillos, tal como lo propone el Ing. Dallegre desvirtúa toda acción profesional con respecto a la calidad de nuestro trabajo. A un presupuesto exacto y valedero es lo que los comitentes deben acceder y no a una aproximación que, tarde o temprano, provoca discusiones y desinteligencia entre profesionales y sus clientes y normalmente no refleja el real costo de la obra.
    Somos profesionales al servicio de quienes nos contratan y no al servicio del CIEC, quien debe estar siempre a nuestro servicio y defendernos adecuadamente cuando sea necesario. Mi experiencia me ha demostrado que esto último es lo menos que ocurre.
    Con respecto al trabajo que debe realizar el CIEC para el control, es un problema del CIEC. Estandarizar los presupuestos es bastardear los costos, nuestra capacidad profesional y el respeto al comitente.
    PERSONALMENTE NUNCA HE ESTADO DE ACUERDO CON QUE LOS COSTOS DE OBRA, CON CIERTA COMPLEJIDAD, PUEDAN SER ESTANDARIZADOS, mas teniendo en cuenta la permanente movilidad de las variables impositivas y laborales.

    • Gustavo Lizio
      24 junio, 2014 at 00:01

      Ingeniero, acepto su opinión pero no la comparto.
      Mientras en el mundo se tiende a la simplificación de las cosas, para aumentar así los rendimientos, nosotros somos los CAMPEONES en complicarnos. La estandarización de los costos de las obras a elementos fácilmente cuantificables no es un invento nuevo, si no que se utiliza en muchísimas actividades, y debo decirle que la diferencia porcentual que se obtiene respecto al método del cómputo y presupuesto es muy baja.
      Aquí en Argentina, la mayoría de los Colegios Profesionales, que tuve la oportunidad de analizar, utilizan la estandarización de los costos, ya que es más fácil para el Ingeniero y más fácil a la hora de controlar.
      No sé cómo será en el caso puntual de las obras que usted desarrolla, pero en mi caso, que son obras chicas y los comitentes están pidiendo presupuestos continuamente, es totalmente inviable estar desarrollando cuasi-anteproyectos para poder determinar los honorarios referenciales y poder así calcular los costos de registro. Quizás en el caso suyo, tiene la posibilidad de cobrar el presupuesto, en ese caso quizás se justifique la realización del cómputo y presupuesto, pero en mi caso créame que no.
      Para finalizar debo decirle que no veo relación entre la calidad de los proyectos y el método de cálculo de los honorarios referenciales, es decir, no por tener un método de cálculo por estandarización de valores los Ingenieros vamos a presentar proyectos de menor calidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *